El tate dio vuelta un juego complicado y se llevó su segundo triunfo por 75 a 60 ante Tiro Federal. Juan Bergel (18 puntos y 5 rebotes) y Sebastián Puñet (8 y 5 robos claves) fueron las figuras de un rojiblanco puntero.

Tramiel tras recuperar el balón en el quiebre del juego. Foto: Bernabé Busularo (para Prensa Unión)

Tramiel tras recuperar el balón en el quiebre del juego. Foto: Bernabé Busularo (para Prensa Unión)

En el arranque el tate comenzó liderando las acciones claramente. Alejandro Reinick comandaba las ofensivas locales (8 en el inicio) en un partido que se hacía muy favorable para las aspiraciones locales. Tan solo fue en el inicio ya que con el correr de los minutos los visitantes ajustaron defensa al poste bajo y diezmaron los ataques tatengues, que forzaban mucho sus tiros. Esto fue aprovechado en el otro aro por Tiro Federal que con un Correa inspirado (3 bombas seguidas) dio vuelta (tras parcial 4-13) un partido para sorpresa de todos e irse al primer descanso por 17-22.

En el segundo la visita fue un calco del cuarto inicial. Emiliano Correa seguía castigando de tres y atrás seguían cerrando el camino a los internos tatengues (ni Podestá de gran juego anterior, ni Tramiel ni Reinick fueron opciones en ese pasaje). Encima desde el perímetro no se encontraban soluciones ya que ni Bergel ni Peruchena estaban efectivos. Leandro Vildoza era el único efectivo tras la media luna, pero se llenó de faltas rápidas y tuvo que salir. El primer tiempo finalizó 30 a 31 para los visitantes, debido a un parcial tatengue (y triple sobre la chicharra de Podestá) de 5-0

El tercero el trámite siguió a favor de los de la cuenca lechera. El libreto era perfecto por parte de los de Lucato: Bajo goleo, posiciones largas en ambas plantillas y control de la diferencia. Unión llegó al minuto 29 con tan solo 39 tantos, mientras que la visita con 45 (25 de los cuales fueron de Correa, amo y señor de los ataques tirolenses). Allí hubo un quiebre. El DT Siemienczuk cambió y decidió correr la cancha con Kelly de escolta y Bergel de alero y un sola torre (Tramiel por Reinick). Una canasta tatengue acercó distancias para finalizar el tercero 41-45.

Esa formación provocó en el último fue un aluvión rojiblanco. Rápidamente un 8-1 a su favor puso al tate al frente 49-47. De allí y hasta el final manejó el cotejo. Con el correr de los minutos se empezó a florear. Sebastián Puñet de excelente juego fue la bandera: Su sacrificio atrás y su criterio adelante contagiaron al resto. Apareció Podestá en el poste y Bergel (goleador con 18) y Juan Kelly en el perímetro (10 de sus 12 fueron en el final, con dos triples seguidos) para liquidar el pleito.

Fueron dos partidos diferentes. Uno, en el que Unión no encontraba su juego ofensivo y se sostenía en el partido debido a la defensa. Otro en el que salieron todas y demostró su jerarquía en el Malvicino. Convirtió 36 puntos en 11 minutos cuando llevaba convertido 39 en 29. Además, le sumó defensa (solo 15 en contra), lo que provocó una combinación imposible de contrarrestar por parte del muy buen equipo (defensivo) rival. El electrónico selló 75-60 con el que Unión consiguió su segunda victoria de manera consecutiva. El lunes jugará, nuevamente en Santa Fe, ante un histórico como Estudiantes de Olavarría quien será el rival de mayor fuste de este auspicioso inicio del tate.

SINTESIS:

UNION 75: Vildoza 10, Bergel 18, Peruchena 4, Reinick 10, Podestá 11 (FI); Kelly 12, Puñet 8, Tramiel 11. DT: Siemienczuk

TIRO FEDERAL 60: Busso 4, Correa 25, Miner 1, Martiré 14, Rizzo 8 (FI); Acosta 5, Anderson 3, Talpone 0. DT:  Lucato

Parciales: 17-22/ 30-31 (13-9)/ 41-45 (11-14)/ 75-60 (34-15).

Árbitros: Alfaro. Ponzo

Estadio: Ángel Malvicino

Informe: Raúl Daffunchio Picazo (Prensa Unión)

Fotos: Bernabé Busularo (Para prensa Unión).