El ex entrenador rojiblanco de la década del 80 dialogó desde México, donde se encuentra observando el Preolímpico, con el programa de radio oficial «La Vida Color de Unión». Recordó con mucho afecto su paso por Unión y a dirigentes y jugadores de aquellos años de Liga Nacional. Junto a él palpitamos el inicio de una nueva temporada del Tate en el TNA.

Fotografía archivo Revista Unión año 2012

Fotografía archivo Revista Unión año 2012

Usted estuvo en la década del 80, antes de ser el entrenador de la Selección Argentina en el Mundial de España de 1986 ¿qué recuerdos tiene de Santa Fe, de la Tecnológica donde Unión jugaba a cancha llena?
El recuerdo del sacrificio que hacían los directivos por tener aquel gran equipo; de la Tecnológica llena, de tener el respaldo de toda la ciudad, de la hinchada, de todo el mundo. La verdad que fueron años bien bonitos para nosotros, para los que estuvimos ahí con ese equipo y donde guardamos grandes recuerdos.

«Recuerdo la Tecnológica llena, y tener el respaldo de toda la ciudad»

Haber dirigido a Unión después le posibilitó ser el entrenador del seleccionado argentino en el Mundial.
Seguro. Yo estaba en Obras Sanitarias y cuando salí de Obras Sanitarias en el 84, (Armando) «Pepe» Sólito un día fue a Capital con Alberto Turn y fueron los que me llevaron allá y después que estuve con ellos entonces salí a dirigir a la Selección Argentina.

¿Qué jugadores recuerda de aquellos tiempos con la camiseta de Unión, de lo que fue el mejor equipo de la historia de Unión de Santa Fe?
Estaba (Carlos) Romano, estaba George Torres en un tiempo, en otro tiempo estaban Willie Quiñones y (Ángel) «Cachorro» Santiago de Puerto Rico, estaba «Carlitos» Delfino, estaba (Daniel) Guglielmone…

Flor y Carlos Delfino se saludan en el primer entrenamiento del puertorriqueño al frente del equipo. Fotografía archivo gentileza Alberto Tourn

Flor y Carlos Delfino se saludan en el primer entrenamiento del puertorriqueño al frente del equipo. Fotografía archivo gentileza Alberto Tourn

¿Le dejó algún amigo, algún dirigente de aquel entonces que usted recuerde con aprecio?
Alberto Tourn; con Alberto Tourn todavía mantenemos comunicación y yo viajo a Argentina más o menos cada dos años y nunca puede faltar la visita que le hago a él a Santa Fe. Tengo mucha gente ahí. También (Ricardo) De Cecco que se quedó viviendo en Santa Fe, vino conmigo desde Obras a Unión y lo voy a visitar a De Cecco, el mismo «Carlitos» (Delfino), tengo comunicación con su hijo, con Delfino hijo. Tengo comunicación con mucha gente de ahí, yo guardo muchos recuerdos la verdad de esa ciudad.

¿Sigue el básquetbol argentino y a Unión, que ahora está en la segunda división incluso llenando su cancha, el Estadio Malvicno, no sé si lo conoce?
Si, conozco el estadio Malvicino. En el ascenso cuando estaba por ascender, en una transmisión de radio se comunicaron conmigo en Puerto Rico, estuvimos hablando un buen rato y a mi no se me olvida nunca Unión. Yo soy Tatengue. Estuve en muchos equipos, en Obras, en Libertad de Sunchales, pero lo del Tatengue se quedó conmigo en el corazón por lo que me hicieron pasar.

«Ese cántico que me tenía la gente del «vino de Puerto Rico y es Tatengue» a mí no se me olvida más»

La marca que le dejó Unión en su vida ha sido algo que no se borra, como un tatuaje.
Es así, y lo digo en cada lugar que voy, porque parecía que nosotros hubiéramos vivido toda la vida en Santa Fe. Bueno, me lleve a toda mi familia, estuvimos dos años viviendo todos con mi mujer, mis hijos en Santa Fe; mis hijos estudiaron allá. La verdad que ese cántico que me tenía la gente del «vino de Puerto Rico y es Tatengue» a mí no se me olvida más.

Entrevista desde México: Raúl Daffunchio Picazo (para La Vida Color de Unión Radio, programa oficial de Unión)